La primera vez que me cruce con el término «Inteligencia Emocional», no voy a negar que imaginé un aburrido discurso como aquellos que se encuentran en los videos que suelen enviar las mamás en WhatsApp pero para mi sorpresa, la realidad era muy distinta.

Cuando hablamos de inteligencia emocional, hablamos de un grupo de capacidades que habitan en cada uno de nosotros y que, a mayor o menor medida, desarrollamos en relación a sucesos en nuestra historia personal.

Comenzaré por enlistar los que para mí son los más importantes y el por qué me parece así.

  • Empatía. Una de las habilidades fundamentales si deseamos ser capaces de lograr conexiones de valor con los demás. La empatía, es la capacidad de ponerte en el lugar del otro, sin vivir sus emociones.
  • Liderazgo. Esta es la capacidad con la que contamos para llevar las riendas de un grupo, que tanta confianza inspiramos y que tan efectivos somos para ayudar a los demás a lograr metas a través de nuestra guía. Recuerda que un jefe, no necesariamente es un líder.
  • Resilencia. Una característica muy importante y crítica para poder enfrentar situaciones de estrés. La resilencia es la capacidad de superar situaciones emocionalmente retadoras como la pérdida de un ser querido, un accidente o en este caso, una pandemia.
  • Autocontrol. ¿Qué tanto puedes actuar con la cabeza fría? Esta habilidad es un verdadero reto ya que implica el no dejarse llevar por el momento por ej. «ese postrecito que a nadie hace daño», u «otra copita más, al fin que no pasa nada». Esta característica va muy de la mano del autoconocimiento.
También te puede ayudar:  La ley del máximo esfuerzo

Estas son tan solo algunas de las emociones que componen este tipo de inteligencia y trabajar en ellas, te convertirán en una mejor versión de ti mismo.

Y si te preguntas ¿Cómo puedo cambiar aquellas emociones que no me permiten avanzar? Te voy a dar una serie de consejos que te van a cambiar la vida, garantizado.

  • Busca libros referentes al tema.
  • Analiza tu comportamiento e identifica qué tipo de actitudes negativas se presentan con mayor frecuencia.
  • ¡Medita! No me voy a cansar de decirte que 10 minutos al día pueden cambiar tu vida. En verdad, hazte el hábito de meditar de forma continua y en menos de 30 días, vas a sentir una diferencia sustancial. Si no tienes experiencia, no te preocupes, te recomiendo una aplicación que se llama Headspace y a mi, me ha ayudado mucho.
  • Expresa. Hablar y compartir todo aquello que sientes, es la mejor forma de concientizar.
  • Relaciónate con nuevas personas, solo así vas a desarrollar importantes habilidades de comunicación.

Como puedes ver, la Inteligencia Emocional es parte de nuestro día a día, y el trabajarla a conciencia, nos convierte no solo en mejores líderes, vendedores y emprendedores, sino en mejores personas.

¿Qué te ha parecido esta información? ¿Te gustaría mejorar alguno de estos aspectos?

Si aún no me sigues en redes sociales, te invito a hacerlo, encuentras los links en la parte de abajo de la página.

Si te gustaría comenzar a mejorar tus habilidades de venta y avanzar en tu carrera, te invito a conocer mi libro “¡Estás en venta! Una guía de persuasión para emprendedores”. Disponible en Amazon.

👉 Quiero descubrir el libro. 👀 💪

Suscríbete a mi lista de correos y recibe contenido exclusivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *